Traer los restos del Jefe a Santo Domingo

Para muchos el generalísimo Rafael Trujillo fue el diablo encarnado; para otros el mas ilustre de los dominicanos después de Juan Pablo Duarte. Mucho se ha dicho, hecho y negado de la Era de Trujillo. Lo mas cierto es que la República Dominicana hubiese sido un país mucho más pobre sino fuera por la industrialización que fomentó  Rafael Trujillo. Trujillo, a pesar que le robó a muchos sus tierras, industrias y hasta ganado, modernizó a la República Dominicana. Muchas de los industrias de Trujillo sirvieron para crear una rama de técnicos que antes no existía en el país , contribuyendo al auge de la clase media dominicana. Además,Trujillo pago la deuda externa nacional en 1947, algo que ningún gobierno dominicano ha hecho desde la independencia.  Durante la Era de Trujillo se llevó  a cabo un plan de obras publica que modernizaron ciudades y pueblos con centros de salud, escuelas, urbanización de calles, recogida de basura, modernización de las comunicaciones y transportación.

Trujillo no era un hombre que se dejaba intimidar de otros lideres vecinos. Era muy nacionalista, pero al mismo tiempo muy apegado a los gringos, algo que lo ayudó en la cúspide de su gobierno, pero fue su desgracia ya al final de su dictadura.

No estamos defendiendo la Era del Jefe, como dominicanos debemos recordarlo pues queramos o no, Trujillo ha sido una parte importante del desarrollo de nuestro país y todos los aspectos de la idiosincrasia social contemporánea que tenemos los dominicanos.

Muchas personas vivieron amargas experiencias; familiares asesinados, amigos presos injustificadamente o hijos abatidos por los servicios de represión de la dictadura. Otros disfrutaron de la dictadura, se hicieron ricos, y sus riquezas se han expandido mas después de la muerte del dictador. Algunas de las familias más adineradas de hoy en día tienen sus riquezas de propiedades que fueron creadas por Trujillo, y las reclamaron después de su muerte. Cada uno que actuaron en el asesinato de Trujillo habían alcanzado bienestar financiero, social y político de mano de este, de una forma o otra. También esos que alababan al Jefe en vida, después de haber fallecido este, eran los mas desleales y mas anti-trujillistas que los jóvenes revolucionarios que lucharon en contra el gobierno de Trujillo. Y mucho de esos hipócritas lloraron al Jefe frente a su ataúd.

A Trujillo también fue un genocida por haber mandado a ejecutar a miles de haitianos. Algo que irónicamente es aplaudido hoy en día, pues el tema de la invasion pacífica de ilegales haitianos está en el tapete nacional. Cuando Trujillo ordenó la repatriación de los haitianos ilegales, los participantes de la misma la ejecutaron al pie de la letra “A mojar cabeza a todo aquel que no se dominicano”. La verdadera cantidad de haitianos asesinados fueron menos de 6,000. Rápidamente se propagó el rumor de que fueron cuatro veces esta cantidad,y cuando alguien le sugirió corregir estos rumores, Trujillo le contesto: “No importa. Mejor dejarlo así, para que cojan miedo y no vuelvan”.  No creemos que el asesinato de estas personas fuese justificado, pero si muestra el carácter recio de Trujillo cuando daba una orden sin tener miedo a las consecuencias que vinieron después.

La República Dominicana ha tenido otros personajes de similar calañas como Trujillo, y algunos de ellos han tenido el perdón histórico de los dominicanos. Nadie se recuerda que el general Pedro Santana, el Marques de las Carreras, fue un traidor. Después que defendió el honor de nuestra independencia, este ayuda anexar nuestro país a España y recibir un titulo real de la reina Isabel 2da. Santana un brillante estratega militar, vencedor en las batallas militares que nos dieron la independencia de Haití. Fue un traidor. Santana fue el causante de echar a Juan Pablo Duarte del país. Ordena la tortura y posteriormente el fusilamiento de Maria Trinidad Sánchez, hermana de Francisco del Rosario Sánchez. Maria Sánchez ayudo a confeccionar nuestra primera bandera. Luchadora de la libertad nacional al igual que su hermano. Los resto del general Santana hoy esta en el Panteón Nacional y gozo de honores militares cuando fue trasladado ahí. Buenaventura Baez trató de vender la República Dominicana a los Estados Unidos. También fue uno de los fundadores de la nación y este acto de tracción no es comúnmente mencionado en la historia nacional.

Si hablamos de la historia contemporánea, nos encontramos con los doce años de la gestión presidencial del Dr. Joaquín Balaguer. Balaguer heredo de  la maquinaria política y militar de Trujillo. Muchos de los oficiales y grandes generales que sirvieron en el régimen de Balaguer fueron productos de la Era de Trujillo. Todos hijos de la dictadura, hombres de mano dura que mostraron sus talentos aprendidos en los cuarteles del trujillismo para hacer represión política y crímenes de Estado. Sin embargo, Balaguer hábilmente supo dominar la situación política a estilo Trujillo, y no obstante, a pesar de las desapariciones, los asesinados de jóvenes progresistas, y represión política, Balaguer es considerado como uno de los estadistas mas provinente de nuestro país, y una figura ejemplar a seguir por los políticos dominicanos. Fíjense que después de su muerte todavía los políticos dominicanos dictan sus discursos con el mismo ritmo que tenia Balaguer cuando su oratoria llena de fábulas literalmente dictaba la política nacional.

Otro dictador dominicano que se puede igualar al Jefe, fue el general Ulises Hereuax Lebert (LiLis), ex ayudante militar de nuestro verdadero padre de la Patria, general Gregorio Luperón. Lilis fomento la industria azucarera, trajo el ferrocarril comercial, el viaducto de cargas y pasajeros entre Sánchez, Macorís, Moca, Santiago, Navarrete y Puerto Plata. Tuvo el gesto de ser el primer presidente que reconoció a los padres de la Patria: Juan Pablo Duarte, Ramón Matías Mella, Francisco del Rosario Sánchez, y instituyo el actual himno nacional como el himno nacional dominicano en 1892. Pero Lilis fue tan sanguinario como Trujillo. Un dictador astuto y gavillero que no se le escapaba una,  y sus resto al Panteón Nacional. Por que no hacer lo mismo con los restos de Trujillo.

Esta es mi opinión y nada tiene que ver con los crímenes y abusos hechos en la época de la dictadura, pero no se le puede quitar el hecho que Rafael Leonilda Trujillo Molina era dominicano, amaba a su patria y hizo valer nuestros símbolos patrios a pesar de su sanguinario proceder.