Los primeros cazas Mustang dominicanos

Los primeros cazas Mustang dominicanos

Los primeros cazas P-51 Dominicanos, como llegaron y su historial

Después de la Crisis de Cayo Confite, el generalísimo Rafael L. Trujillo ordenó a su hermano el general Héctor B. Trujillo, en ese entonces jefe de Estado Mayor de la Secretaria de Guerra y Marina, a equipar el Cuerpo de Aviación Militar Dominicano con más aviones cazas y bombarderos. A finales de septiembre de 1947 había un total de ocho a diez aviones de combate P-38 de diferentes tipos y unos seis AT-6 Texan militarizados. Héctor Trujillo había encomendado al norteamericano George C. Stamets a tratar de conseguir ilegalmente los aviones como había conseguido los aviones P-38. Precisamente en diciembre de 1947, Stamets estaba en Miami acompañado por el mayor Ramón Peralta, para comprar los aviones encargados. Peralta estaba en Miami para velar por los intereses del general Héctor Trujillo y aprobar las adquisiciones.

Stamets había contactado al señor Ben Terry, gerente de venta de la compañía LBS Corporation, para que lo ayudará a conseguir los aviones desmilitarizados. El señor Terry lo había ayudado a conseguir 5 aviones P-38 a mediados del año, (Ver artículo de los aviones P-38). El pedido de aviones que quería comprar Stamets eran 12 bimotores Douglas A-20A Havoc, 10 bimotores North American B-25 Mitchell, y 20 cazas Curtiss P-40N Tomahawk. Estos últimos fueron pedidos especialmente por Héctor Trujillo porque estaba fascinado con ese tipo de cazas porque lo había vistos en las películas de guerra que el disfrutaba ver, en especial la película “Flying Tigers” que protagonizó John Wayne en 1942. Ben Terry no pudo conseguir esa cantidad de aviones, y Peralta recibió órdenes para que se consiguiera por los menos 12 bombarderos. Pero aun así el señor Terry no pudo conseguirlos porque sabía que esa cantidad de aviones iba a llamar la atención de las autoridades federales norteamericanas. Pero para no perder el negocio ofreció conseguir seis aviones desmilitarizados North American P-51 Mustang que en esos momentos la compañía LBS Corporation estaba negociando comprar con otras compañías y dueños privados. El mayor Peralta estuvo de acuerdo (junto con Stamets )para comprar los seis aviones pues no quería volver a Ciudad Trujillo con las manos vacías. [1] [2] [3]

El 6 de junio de 1948 fue comprado el primero de los aviones y los demás fueron comprados el 29 de septiembre del mismo año. También fueron comprados repuestos como hélices y otros accesorios para los aviones, los cuales fueron procurados por separado por la compañía LBS Corporation. En el mes de mayo, Peralta también recibió instrucciones para comprar ocho ametralladoras Browning MG3-2 calibre 50 para esos aviones, más 10 ametralladoras Browning M2 calibre 50 para instalarlas en uno de los bombarderos B-17 que recientemente se había recibido. Este armamento fue solicitado por la embajada dominicana al Departamento de Defensa de los Estados Unidos.[4] El 21 de junio de 1948 fue realizado otro pedido de repuestos y accesorios de aviones P-51 a LBS Corporation, y además incluía una solicitud para comprar 10 biplanos de entrenamiento PT-17 y 12 aviones de entrenamiento avanzado Vultee BT-13.[5] No sabemos si todas las solicitudes fueron aprobados por el Departamento de Estado, pero nos ilustra la preparación que había hecho la dictadura para recibir y mantener los seis Mustang P-51.

 

El primer avión Mustang dominicano fue un North American P-51C-5-NT Mustang (tenía el numero de serie 42-103663, y su matrícula civil era N14821N). Despegó desde Miami a la República Dominicana en la mañana del 6 de junio de 1948 y era piloteado por un piloto norteamericano empleado de la compañía Riddle.[6] El piloto estaba supuesto aterrizar en el Campo de Aviación de Santiago, pero se perdió tratando de encontrar el aeropuerto, ocasionando que el avión se quedara sin combustible. Al quedarse sin combustible, el piloto intentó aterrizar en la playa cerca del pueblito de Río San Juan en la Provincia Julia Molina (hoy María Trinidad Sánchez), pero terminó estrellándose cerca de la playa en una finca propiedad del propio generalísimo Trujillo. Al día siguiente fueron enviados al lugar el mayor Fernando A. Sánchez y los tenientes Octavio Antonio de la Maza y Adolfo Pion, quienes investigaron el incidente.[7] El piloto norteamericano inmediatamente que salió de la cabina fue apresado por los soldados de la finca y luego fue trasladado a Ciudad Trujillo donde días después abordó un avión de Pan Am hacia Miami. Mientras tanto, el avión quedó completamente destruido y si hubiese estado operacional debió ser la unidad 400.

Los otros cinco aviones fueron enviados a Ciudad Trujillo el mismo día que fueron comprados (el 29 de septiembre de 1948), y también estaban piloteados por pilotos norteamericanos de la compañía Riddle. En esta ocasión no hubo contratiempos en el viaje a la República Dominicana, y llegaron primero al Campo de Aviación de Montecristi donde se abastecieron para seguir a Ciudad Trujillo. Días después fueron identificados con los números del 401 al 405, llevando los emblemas antiguos dominicanos, y mantuvieron estos emblemas hasta finales de 1949.

El primer avión de los cinco Mustang era un North American P-51C-5-NT Mustang (tenía el numero de serie 42-103730) llevaba la matrícula civil norteamericana NX4831N cuando fue comprado. Fue vendido a la compañía War Assets como excedente de guerra el 5 de octubre de 1945, y luego fue comprado el 19 de febrero de 1946 por el señor Paul Mantz para ser usado como avión de carreras aéreas, y luego lo vendió a LBS Corporation.[8] El apodo de este avión era “Black Of Noon” y en agosto de 1946 el señor Mantz volándolo rompió el récord de tiempo de viaje en un avión (con motor de pistones) entre California y New York. Inicialmente creímos que este avión estaba pintado de negro, pero su color era un rojo muy oscuro. Fue identificado con el número militar dominicano 401 y en diciembre de 1949 cambio a la numeración 1702.  Fue el único avión P-51C que estuvo en servicio en una fuerza aérea latinoamericana. Meses después de haber llegado fue armado con 2 de 4 ametralladoras Browning MG53-2 calibre .50 (Normalmente las variantes P-51A, P-51B y P-51C estaban armados con 4 ametralladoras calibre 50, y la variante P-51D en adelante tenía 6 ametralladoras – tres en cada ala). No sabemos si este avión podía llevar el carga bomba externo que normalmente llevaba en cada ala, donde también podía llevar tanques de combustible externos de 75 o 108 galones cada uno. Originalmente estuvo motorizado con el motor de 12 cilindros Packard (Rolls Royce) V-1650-7 Merlín con 1,695 caballos de fuerza y llevaba una hélice Hamilton Standand de 4 paletas. Su velocidad máxima era de 692 kph a 25,000 pies de altura o 624 kph a 5,000 pies de altura. Su autonomía era de unos 564 kilómetros sin tanques externos. Podía alcanzar hasta una altura máxima de 41,900 pies. El 8 de junio de 1951 fue dañado por impactos de las ametralladoras de otro P-51 piloteado por el teniente Miguel Atila Luna durante un duelo de práctica. Pero los daños fueron menores y fue reparado casi inmediatamente. Luego el 16 de septiembre de 1952 se estrelló mientras aterrizaba en la pista del Campo de Aviación de Barahona cuando era piloteado por el teniente Andrés Darío Rodríguez Meléndez. Nuevamente fue reparado y estuvo volando hasta diciembre de 1952. Para abril de 1953 estaba en malas condiciones mecánicas, aunque era piloteado en ocasiones, y en diciembre de 1954 fue sacado del inventario. Terminó convertido en chatarra.

El segundo avión era un North American P-51D-20-NA Mustang. Su número de serie era 44-14377 y llevaba la matrícula civil norteamericana NX33699 cuando fue comprado. Fue conocido como “Magic Town” No.90 en las carreras aéreas, y volándolo el piloto Joe DeBona ganó el segundo lugar en una carrera aérea en el Bendix Race. Fue identificado con el número militar dominicano 405 y conservó el color negro hasta que fue retirado del inventario el 21 de enero de 1953 después de sufrir un accidente irreparable donde el piloto (no identificado) salió ileso. Fue apodado “El Negrito” y en diciembre de 1949 recibió el número 1705.[9] A partir de enero de 1953 sus restos fueron usados para reconstruir la unidad 1919, uno de los aviones Mustang suecos recibidos en 1953 después que este último se accidentó.[10]

El tercer avión era un North American F-6D-10-NA Mustang. Tenía el numero de serie 44-63539 y llevaba la matrícula civil norteamericana NX66851 cuando fue comprado. Fue identificado con el número 403, y luego en diciembre de 1949 cambia a 1703. [11]  Las cámaras que estaban en el costado izquierdo del fuselaje detrás de la cabina fueron removidas antes de ser vendido como desecho de guerra. Creíamos que este avión fue equipado con una cámara K-24 de reconocimiento aéreo para espiar Cuba y Guatemala, pero nunca llevó cámaras de ninguna índole y estaba armado en la misma configuración similar a la unidad 402. Existe una posibilidad que este avión fue pintado de negro según varios datos que hemos recopilados, pero estos datos no han sido confirmados. Tampoco llevó los emblemas nacionales y sólo tenía pintado en el fuselaje su número de identificación. El 4 de febrero de 1950 fue destruido al estrellarse después que su piloto, el teniente Juan Ramón Martínez Velázquez, reportara problemas en el motor. Martínez salió ileso del accidente.

El cuarto avión era un North American P-51A-5-NA Mustang. Su número de serie era 42-6007 y llevaba la matrícula civil norteamericana NX33648 cuando fue comprado, y estaba pintado de negro cuando llegó al país. Tampoco llevó los emblemas nacionales y tenía pintado el número 404, pero en el alerón vertical de la cola tenía pintada la bandera dominicana. Cuando recibe sus armamentos fue removida la pintura negra y dejado con su color metálico natural y también fueron pintados los emblemas nacionales en el fuselaje. Este avión era una de las primeras versiones del P-51 y no más de 310 aparatos de esta variante fueron construidos. Tenía un motor Allison V-1710-81 en vez del motor Packard de los otros aviones P-51. También creemos que el armamento de este avión era limitado con dos ametralladoras calibre 50 en vez de 4 como normalmente este avión fue armado. Se mantuvo volando hasta finales de diciembre de 1949 y fue sacado del inventario por tener serios problemas estructurales, y terminó convertido en chatarra.

El quinto avión era un North American P-51D-15-NT Mustang llevaba la matrícula civil norteamericana NX66851V y su numero de serie era 44-63539. Recibió el número militar dominicano 402, y en diciembre de 1949 cambio al número 1701. También era uno de los aviones que estaba en las carreras aérea Bendix Race en 1947. Según los documentos que hemos vistos sobre este avión, estuvo desarmado por varios meses cuando llegó, pero luego fueron instaladas cuatro ametralladoras MG53-2 en vez de 6. Tampoco hemos podido confirmar si llevaba los 2 carga bombas externos debajo de las alas, pues este avión fue entregado completamente desmilitarizado como los otros. Tenía el mismo motor de la unidad 401, y conservó su color metálico adornado con los emblemas nacionales antiguos hasta diciembre de 1949. Este avión se perdió el 11 de octubre de 1950 mientras volaba en un vuelo de práctica piloteado por el teniente Manuel Ramón Duran Guzmán. Duran estaba volando sobre el mar frente Ciudad Trujillo cuando la palanca del timón se quebró partiéndose en dos, el avión comenzoo a perder altura, por lo cual Duran salió de la cabina y se lanzó en paracaídas. El avión cayó al Mar Caribe a unas cuantas millas en frente de “Placer de los Estudios” localizado en la avenida George Washington en Ciudad Trujillo. Duran  luego fue rescatado a unas 8 millas del Matadero (hoy la Feria) por el hidroavión 2901 (ex unidad 29) piloteado por uno de los norteamericanos que había llegado al país para instruir a los pilotos en operaciones anfibias. Este fue el primer rescate de esta índole realizado en el país.[12]

Para diciembre de 1949, solo había 2 de estos aviones P-51 volando, dos se habían perdidos en accidentes y uno estaba en tierra por problemas en la estructura de su fuselaje. En 1953 ninguno de estos aviones estaban volando.

 

RECURSOS USADOS

Este articulo esta basado en el libro Historia de la Aviacion Civil y Militar Dominicana: 1911-1961

  1. Vega, Bernardo (1992). “Trujillo y las Fuerzas Armadas Norteamericana”. Santo Domingo: Fundación Cultural Dominicanas. Varias páginas citadas.
  2. Joseph, Gilbert Michael; LeGrand, Catherine; Salvatore, Ricardo Donato. (1998) “Close Encounters of the Empire: Writing the Cultural History of U.S. – Latin American Relations”. “The Cult of the Airplane among U.S. military men and Dominican during the U.S. Occupation and the Trujillo Regime”. (Roorda, Eric Paul). Duke University Press, p269.
  3. Atkings, G. Pope y Wilson, Larman Curtiss. (1998) “The Dominican Republic and the United States: From Imperialism to Transnationalism”. Univerisity of Georgia Press. Varias páginas citadas
  4. Doc. 839.248/8-2448. Aug. 25, 1948. US. State Department.
  5. Doc. 839.248/16-1848. Junio 18, 1948. US. State Department.
  6. Hagedorn, Dan y Dienst, John (1985) “North American F-51 Mustang in Latin America Air Forces”. Ed.Aerofax Inc. Sec. Rep. Dominicana y Haití. Varias páginas citadas
  7. Documento del Accidente del avión P51C proveniente de Miami. Documentos del Ejército Nacional del Año de 1948. Referidos a la Aviación. Archivo General de la Nación.
  8.  Lista de los números de series de los aviones militares norteamericanos de 1942 USAAF Serial Number (42-91974 a 42-110188)
  9. Oficio No.13439 (octubre 11, 1950). Documentos del Ejército Nacional del Año de 1950. Referidos a la Aviación. Archivo General de la Nación.
  10. Hagedorn, Dan y Dienst, John (1985) “North American F-51 Mustang in Latin America Air Forces”. Ed.Aerofax Inc. Sec. Rep. Dominicana y Haití. Varias páginas citadas
  11. Oficio No.13439 (octubre 11, 1950). Documentos del Ejército Nacional del Año de 1950. Referidos a la Aviación. Archivo General de la Nación.
  12. Oficio No.13439 (octubre 11, 1950). Documentos del Ejército Nacional del Año de 1950. Referidos a la Aviación. Archivo General de la Nación.