La capacidad militar entre la República Dominicana y Haití durante la 2da Guerra Mundial

Una comparación entre la capacidad aérea militar entre la República Dominicana y Haití durante la Segunda Guerra Mundial

Este artículo es una breve comparación entre la capacidad aérea militar entre la República Dominicana y Haití durante la Segunda Guerra Mundial. Con este articulo pretendo enfatizar el balance militar que éxito entre ambos, y también hacer hincapié en que no existía esa superioridad aérea dominicana en ese período histórico como enfatizan algunos cuando se trata este tema.

Para finales de noviembre de 1937, el Ejército Nacional dominicano empezó a archivar regularmente los reportes de inteligencia militar sobre el ejército haitiano. Al retirarse la Infantería de Marina de los Estados Unidos de Haití en 1935, el gobierno haitiano gradualmente fue incrementado sus fuerzas militares, pero nunca con el ritmo que Trujillo aumentó el número de soldados de su ejército. Uno de esos primeros reportes informa de las condiciones aeronáuticas de Haití. En 1937 todos los aeródromos haitianos (que no eran muchos) estaban controlados por compañías privadas norteamericanas relacionadas a la industria de la azúcar. El Campo de Aviación de Puerto Príncipe era propiedad del señor Antonio Audain. Mientras que el Campo de Aviación de Port-Roouge y el hidropuerto de Puerto Príncipe fue rentado desde el mes de enero de 1937 por la aerolínea Pan American Airways para efectuar los vuelos internacionales.

Entre 1935 a 1942, el ejército haitiano carecía de aviones militares, y en ese período los únicos aviones existentes en Haití eran propiedad de Pan American. Al mismo tiempo, entre 1935 a 1942, el ejército dominicano había establecido una mediocre fuerza aérea compuesta en su mayoría de biplanos sin ninguna capacidad militar. Sin embargo, el ejército dominicano tuvo la oportunidad de tener tres biplanos de combate Vought Corsarios, pero sus capacidades de ataque fueron limitadas por los Estados Unidos como condición de venta. Solo uno de estos biplanos estuvo armado con su ametralladora trasera, y esta fue comprada ilegalmente. Además de estos aviones, los dos aviones monoplanos Bellanca, comprados para transportar pasajeros y correspondencia postal, podían ser armados con ametralladoras (en la cabina, delante del piloto) y bombas ligeras. Estos aviones, aunque no eran militares, fueron condicionados para esos fines cuando fueron comprados. En 1937 se compró un avión CW-19 militarizado (gemelo del avión Colón) que tenían la doble función de intrusión / combate ligero. Entre mediados de 1940 hasta abril de 1943, el ejército dominicano no tenía ninguno avión de combate en su inventario. Pero en 1942 Haití recibió directamente de los Estados Unidos un total de 6 biplanos Douglas O-38E, los cuales podian estar armados con bombas de hasta 150 libras en un momento cuando el ejército dominicano no tenia aviones de combate.

En octubre de 1937 soldados dominicanos, siguiendo órdenes de Trujillo, asesinaron con machetes y bayonetas cientos de haitianos que residían ilegalmente en la República Dominicana. Este acontecimiento impresionó al presidente norteamericano Theodore Roosevelt y como consecuencia ordenó limitar el armamento que recibió la República Dominicana de los Estados Unidos a partir de ese acontecimiento. La decisión de Roosevelt influyó años después en la ayuda militar que recibieron la República Dominicana y Haití durante la 2da Guerra Mundial. Ambos países recibieron igual número de armamentos bajo los términos del Acta de Préstamo y Arrendamiento (Lend-lease Act). Los Estados Unidos enviaron el equivalente de unos $1.4 millones de dólares en equipos militares al gobierno haitiano. Mientras que la República Dominicana recibió $1.6 millones de dólares bajo los mismos términos.

El gobierno de Trujillo recibió fondos especiales para la reconstrucción de un aeropuerto para ser usado por los bombarderos norteamericanos si el Canal de Panamá y los pozos petroleros venezolanos estuvieran amenazados por una invasión de las potencias del Eje. Estos fondos fueron canalizados por la aerolínea Pan American, y es de esta manera es que el Campo de Aviación Miraflores de Ciudad Trujillo se transforma en febrero de 1944 en el Aeropuerto General Andrews. Sin embargo, el gobierno haitiano también recibió fondos especiales canalizados por Pan American con los mismos fines para mejorar el Campo de Aviación Chanterelles, el cual fue convertido en un moderno aeropuerto militar y civil como el Aeropuerto General Andrews, pero el aeropuerto haitiano fue inaugurado tres años antes (el 19 de noviembre de 1941). El día de la inauguración del Campo de Aviación Chanterelles, el gobierno dominicano envió una delegación de pilotos militares integrada por el coronel Frank Feliz Miranda, el mayor Mario Lovatón Pittaluga (jefe de la aviación militar), y el capitán Fernando Manuel Castillo (jefe de pilotos), los cuales viajaron a Haití volando el avión “Colón” y uno de los aviones Bellanca del ejército. El avión “Colón” fue exhibido al público durante el evento. Los tres pilotos dominicanos mencionados también fueron a espiar la capacidad aérea del ejército haitiano, y se sorprendieron cuando se enteraron de que la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos tenía uno de sus escuadrones de combate estacionados en el nuevo aeropuerto, pues creyeron que esos aviones estaban ahí en calidad de tránsito. Al regresar al país, el coronel Frank Feliz Miranda escribió un informe sobre las fuerzas militares haitianas, donde reportó que el Cuerpo de Aviación de Haití contaba con varios oficiales pilotos graduados en los Estados Unidos, y otros más estaban estudiando aviación en ese país. Un total de 41 militares haitianos (entre pilotos y mecánicos) fueron entrenados en los Estados Unidos entre 1941 a 1944.

En diciembre de 1941, los Estados Unidos ofrecieron entrenar a un grupo de pilotos y mecánicos de aviación dominicanos. De un grupo de más de 20 aspirantes que se habían enlistado en la aviación del ejército dominicano, a principio de 1942 solo fueron elegidos para entrenarse como pilotos Salvador Alardo Ortiz, José Joaquín Sardinas Tejera y Juan María Puesán (familia del autor). Para entrenarse como mecánicos instructores fueron elegidos los sargentos Celso Francisco Montero y Santiago Alardo Ortiz, y para estudiantes mecánicos de aviación fueron elegidos Adolfo Pion y Alvin Antonio Barbel.[1] Este grupo estuvo estudiando en la Escuela de Aviación del U.S. Army Air Force en Kelly Field, Texas hasta febrero de 1943. A mediados de febrero de 1943 este grupo tuvo que regresar sin completar sus entrenamientos debido a que los Estados Unidos había ofrecido entrenar los pilotos y mecánicos dominicanos en el país con el establecimiento de una Misión Naval compuesta inicialmente de un piloto instructor y otro naval.[2]

Haití no recibió una Misión Naval, y entre 1943 y 1944 sus pilotos y mecánicos fueron entrenados directamente por el Ejército norteamericano. Durante este periodo, los haitianos fueron entrenados en el Instituto Tuskegee donde se entrenaban los pilotos negros del Ejército de los Estados Unidos. Los seis primeros pilotos haitianos que recibieron entrenamiento en Tuskegge fueron Ludovic Audant, Philippe Celestin, Raymond Cassgnol, Eberle J. Guilbaud, Nicolas Pelisser, y Alix Pasquet. Contrario a los entrenamientos que recibieron los pilotos dominicanos, estos pilotos haitianos fueron entrenados como pilotos de cazas juntos a los pilotos negros norteamericanos, mientras que los pilotos dominicanos fueron entrenados para ataques marítimos.[3] Se sabe que Alix Pasquet fue entrenado por Jimmy Plinton Jr, uno de los mejores pilotos negros norteamericanos en la 2da Guerra Mundial, e incluso Pasquet completó las tres etapas de calificación de piloto de caza que tenían que hacer los pilotos norteamericanos. Muy pocos pilotos pueden terminar estas tres etapas para capacitarlos como pilotos de cazas. Pasquet tuvo la oportunidad de volar en combate junto a los pilotos negros norteamericanos ya a finales de la 2da Guerra Mundial en Europa. En 1958 estuvo envuelto en un fallido intento para derrocar a Duvalier. [4]

Los pilotos haitianos volaron los cazas P-51 y P-47 primeros que sus contrapartes dominicanas, y también volaron cazas P-40. Así como Pasquet, hubo otros pilotos haitianos que recibieron entrenamiento avanzados de combate aire – aire, mientras este tipo de entrenamientos fue bastante suprimido por la Misión Naval donde más se enfatizó en capacitar a los pilotos dominicanos en ataques marítimos y detección de submarinos alemanes.

El favoritismo del presidente Roosevelt hacia Haití también se manifestó en el armamento de infantería entregado al ejército haitiano bajo la ayuda militar. Mientras los soldados dominicanos recibieron varios cientos de fusiles de acción manual Sprinfield M1903 (ya retirados del ejército norteamericano desde antes de comenzar la 2da Guerra Mundial), los soldados haitianos fueron equipados con rifles semi-automáticos M1 Garand, el mismo rifle que usaban los soldados norteamericanos en la guerra. Los ejércitos de ambos países también recibieron por igual 2 tanques ligeros M3 Stuart, 4 carros blindados de reconocimiento M2, junto con 4 cañones anti-blindados M3 de 37mm, y 12 lanchas patrulleras con limitada capacidad antisubmarinas.

Los aviones militares entregados a Haití entre 1943-1945 fueron:

  • 4 North American AT-6B/D Texan, entrenamiento avanzado y ataque
  • 4 Vultee BT-13A Valiant, entrenamiento avanzado
  • 4 Tayloaricraft L2 Grasshopper, entrenamiento básico
  • 1 Luscombe 8A Silvair, entrenamiento básico.
  • 6 Douglas O-38E biplanos de entrenamiento y ataque. Recibidos en 1942

Haití también recibió en 1945 cuatro aviones de entrenamiento Fairchild PT-19A y 2 aviones de transporte ligero Beechcraft 18 (C-45) Expeditor.[5]

El ejército dominicano recibió de los Estados Unidos entre 1943 a 1945:

  • 4 Piper J.5A Cub Cruiser. Entrenamiento básico (ex Naviera Dominicana)
  • 1 Piper AE-1 Cub. Ambulancia aérea y enlace (prestado US. Navy entre 1943 a 1947)
  • 6 North American AT-6C/D Texan –Entrenamiento y ataque
  • 6 Boeing Stearman PT-17 Kaydet – Biplano entrenamiento
  • 3 Aeronca L3B/AE Grasshooper. Entrenamiento básico
  • 5 Vultee BT-13A Valiant. Entrenamiento avanzado.

A este número de aviones también se debe agregar 4 pequeñas avionetas Piper J.5A Cub Cruiser que habían pertenecido a la compañía Naviera Dominicana en 1941, los cuales fueron transferido en 1943 al ejército como entrenadores básicos. También estaba volando el avión Colón (era un Curtiss Wright CW-19R-11), el cual no era usado mucho en ese entonces, y se consideraba como una pieza de museo. Los biplanos de entrenamiento que existían antes de recibir la ayuda militar norteamericana fueron sacados del inventario para mediados de 1943.

El cuerpo de pilotos de la Compañía de Aviación del ejército dominicano en 1944 estaba compuesto de 5 oficiales pilotos, 1 cadete estudiante y 4 enlistados (en entrenamiento en la Misión Naval), más un asistente aéreo de la Presidencia (quien era el coronel piloto Frank Feliz Miranda).  Entre 1940 a 1944 el ejército dominicano había perdido 5 o 6 pilotos debido a accidentes o retirados por haber caído en desgracia con la dictadura.

Los 5 pilotos estudiantes en 1944 eran Octavio de la Maza, Omar Mera Ortiz, Juan Antonio Fernández Minaya, Ramón Hernando Ramírez, y Rafael Guaroa Pérez Oviedo, y estos se graduaron el 3 de enero de 1945. A finales de enero de 1945 se inició una nueva promoción de estudiantes de aviación, y la lista de estudiantes pilotos estaba integrada por: Luis F. Morel, José Ramírez, Alejandro Diman Rodríguez, Rafael Rodríguez Echavarría, Elías Wessin y Wessin, Ramón Martínez Velásquez, José María Berás Perrata, Rafael Antonio de la Maza, Andrés Alfonso Rodríguez, Héctor Luis López Figueroa, Ismael Román Carbuccia, Julián Zorrilla, Juan Isidro Medina, Enrique Prestól Castillo, Floran Ramírez Abreu y Fernando Batista.

RECURSOS USADOS:

  1. Oficio 145 (diciembre 2, 1941). Elección de los candidatos de becas para ser enviados a los Estados Unidos a estudiar aviación. Documento del Ejército Nacional del Año 1941. Legado No.14 y No.15. Expediente No.31 y No.32, Documento No.100. Archivo General de la Nación
  2. Leonard, Thomas M. y Bratzel, John F. (2007) “Latin America during World War II”. Maryland, United States of America: Rowman &Littlefield, Rooda, Eric Paul. “The Dominican Republic: The Axis, the Allies and the Trujillo Dictatorship”, pp75 – 92
  3. Reporte No. MAA-42 (DR) sept. 26, 1944, Embajada Estados Unidos en Cuba. U.S. State Dept
  4. Laguerre, M.S., “The Military and Society in Haiti”, Knoxville: University of Tennessee Press, 1993
  5. U.S. DOD “Status of Negotiations on Sale of Armament to the American Republic” SLC Min. Vol. 1, Item 49. WPD 4235. 1943-1947.