El primer helicóptero dominicano

En la primera semana de junio de 1947 el gobierno de Trujillo compró dos hangares prefabricados que estaba siendo vendidos en la isla Trinidad. Estos hangares habían pertenecidos a la Base Aérea Carlson Field de la Marina Real británica y la Armada norteamericana durante la 2da Guerra Mundial. El día 13 de junio, el coronel Frank Feliz Miranda recibe la autorización del mayor general Héctor B. Trujillo para que este le diera la autorización al cónsul dominicano acreditado en Trinidad para que comprara los hangares.[1] Pero no fue hasta finales de diciembre que el gobierno pagó a una compañía norteamericana para desarmarlos para ser transportados a la República Dominicana. Los hangares llegaron en febrero de 1948 por vía marítima a Ciudad Trujillo, y para finales de marzo fueron reinstalados en el Aeropuerto General Andrews.

Durante la inspección de los hangares se encontró un helicóptero Sikorsky R-6A Hoverfly que había pertenecido a la Marina Real británica y estaba abandonado ahí sin su rotor principal instalado, el cual estaba cerca del helicóptero entre los escombros que había en el hangar. Los técnicos dominicanos decidieron desarmar el aparato y lo enviaron a Ciudad Trujillo a bordo del avión C-46 unidad 201.

Dibujo de un Sikorsky R-6A Hoverfly

El helicóptero permaneció almacenado en uno de los pequeños hangares de la sección militar del Aeropuerto General Andrews; y estuvo ahí hasta que los pilotos norteamericanos Kandall W. Everson y West Stone (que trabajaban para el Ejército Nacional) se atrevieron a ensamblarlo sin tener conocimiento de ensamblaje de helicópteros. Dos semanas después el helicóptero estaba listo para su primer vuelo de prueba.[2] El 22 de marzo de 1948 Kandall Everson y George Stamets abordaron el helicóptero para hacer un vuelo de prueba. Everson piloteando el helicóptero pudo elevarse unos 10 pies de altura, y cada intento volaba más alto, hasta llegó a volar en círculos sobre el aeropuerto, y luego voló sobre Ciudad Trujillo. Cuando regresó fueron recibidos por todos los pilotos y mecánicos del ejército. Luego Stamets intentó volarlo, pero al elevarse perdió el control y terminó estrellándose. Stamets y Everson salieron ileso del accidente. Y aunque el helicóptero fue reparado, pero nadie intentó volarlo porque no había un piloto de helicóptero en ese entonces en el país, y por esa razón fue abandonado, y finalmente vendido como chatarra.[3]

 Esta información fue recopilada por mi amigo Dax Román, a quien le doy el crédito de la misma.

Gracias

Recursos Usados:

  1. Oficio No.1591 (junio 13, 1947). Documentos de Ejército Nacional del Año 1947. Referidos a la Aviación. Archivo General de la Nación
  2. Datos del primer helicóptero dominicano fueron proporcionados por el señor Dax Román.
  3. Datos del primer helicóptero dominicano fueron proporcionados por el señor Dax Román.