Enrique Valverde, el primer piloto dominicano

A principios de 1927 surge el primer piloto dominicano, el capitán Enrique Valverde. Su nombre completo era Santiago Enrique Valverde Núñez. Sin embargo, por perjuicios heredados en la dictadura de Trujillo, muy pocos dominicanos reconocen a este pionero de la aviación dominicana. Valverde nació el 28 de junio de 1896 en la ciudad de Santiago de los Caballeros; era hijo del señor Miguel Ángel Valverde y la señora Leonor Núñez. En 1918 fue enviado por sus padres a los Estados Unidos para hacer sus estudios superiores. En agosto de 1922 regresó al país y decidió enlistarse en la nueva gendarmería (Guardia Nacional) creada por el gobierno militar norteamericano para ayudar a los Marines en las acciones policiales. Fue inmediatamente ascendido a 2do teniente por su educación en los Estados Unidos y por su dominio del idioma inglés. A poco tiempo de su alistamiento contrajo matrimonio con Graciela Virginia Abreu Penzo, y con el tiempo procrearon tres hijos: Enrique, Mario Rafael, y Héctor.

En octubre de 1922 Enrique Valverde ya era el comandante de la 7ma Compañía de la Guardia Nacional (localizada en Santo Domingo), tenía el rango de capitán y su segundo en mando era el 1er teniente Fausto Caamaño. Por otro lado, el capitán Rafael Leónidas Trujillo era a su vez el comandante de la 6ta Compañía asentada en el pueblo de San Francisco de Macorís, y ambos eran contemporáneo en armas.

El interés de Enrique Valverde por la aviación parece que nació después de ver los aeroplanos de los Marines volar o durante el tiempo que duró viviendo en los Estados Unidos. Según los relatos que nos ofreciera su hijo menor Héctor (en mayo de 2014), Enrique Valverde aprendió a volar a principio de 1927 enseñado por un piloto norteamericano que volaba para WIAX. Creemos que este norteamericano fue William ‘Bill’ Wade, pues en 1930 ambos se asociaron para crear la primera escuela de aviación del país, que a su vez también cumplía la doble función de ser una pequeña aerolínea (ver detalles más adelante sobre esta escuela/aerolínea en el siguiente capítulo).

La ingenuidad de Valverde era sin igual, aproximadamente en el mes de abril de 1927 construyó su propio monoplano con ayuda del mecánico de automóvil Luis Ángel Rodríguez. Este aeroplano fue construido especialmente para ser exhibido en la Exposición Industrial de Santiago de los Caballeros que se celebró el 5 de mayo de 1927. Valverde llegó a volar su aeroplano antes los enormes aplausos de los asistentes, que también incluía al presidente Horacio Vásquez. Este aeroplano, contrario al Poliplano de Zoilo H. García, llegó a volar exitosamente, y aún más, fue construido por su propio dueño sin pagarle a una compañía. Valverde de la noche a la mañana se convirtió en una especie de Charles Lindbergh dominicano, y meses después de su primer vuelo fue nombrado por el presidente Vásquez para representar a la República Dominicana en el Consejo de la Comisión Panamericana de Aeronáutica Civil de 1927 celebrada en diciembre de 1927 en la capital de los Estados Unidos. A su regreso, fue nombrado por Vásquez para que sirviera como edecán de Charles Lindbergh cuando este visitó el país. Fue escogido por el presidente porque era el primer y único piloto dominicano en ese entonces y por su dominio del inglés.

Durante los turbulentos momentos políticos que ocurrieron a principio de 1930, Valverde estuvo al lado de Trujillo y apoyo las aspiraciones presidenciales del jefe militar del país. Como agradecimiento, Trujillo luego lo envía a los Estados Unidos para estudiar aviación, y a mediados de diciembre de 1931 recibió su licencia de piloto comercial de la escuela Curtis-Wright School, siendo así el primer dominicano que obtiene una licencia comercial de piloto, y a finales de 1932, antes de retirarse del ejército y como piloto, Valverde obtuvo una licencia de piloto de Francia (aunque no sabemos cómo obtuvo esta licencia). Para aquellos que creen que Enrique Valverde no era miembro activo del Ejército Nacional cuando obtiene su licencia de piloto en los Estados Unidos, la revista norteamericana Aero Digest en su sección de noticias menciona la llegada de Valverde a New York, y claramente se certificaba que pertenecía a la “Fuerza Aérea de Santo Domingo”, y había llegado a hacer estudios avanzados de aeronáuticas y ensamblaje de aviones. Esta revista mostraba una foto de Valverde con su uniforme militar dominicano sentado en un avión de la Escuela Curtis-Wright.

Antes de ir a los Estados Unidos a estudiar aviación, Valverde usaba su monoplano para hacer exhibiciones aéreas por pura diversión e incluso hizo una exhibición aérea para recaudar fondos para la reconstrucción de la Avenida 30 de Marzo de su ciudad natal, Santiago de los Caballeros. Volaba su avión por todo el país, también en múltiples ocasiones tuvo varios accidentes. Sus atrevidos vuelos eran reportados en la prensa de la época, y en muchas ocasiones volaba por debajo de los puentes San Rafael (sobre el río Yaqué en Santiago) y Ulises Heureaux (sobre el río Ozama en Santo Domingo). Una de sus anécdotas más interesante ocurre cuando Trujillo siendo presidente, Valverde estaba volando su avión a baja altura sobre la ciudad capital haciendo piruetas. Trujillo vio el avión, y jocosamente dijo en voz alta “Miren a ver quién es ese desgraciado para que lo eliminen”.  Su hermano, Amable Trujillo estaba junto a él, y le dijo “Ese es Enrique Valverde”. Trujillo calladamente se retiró a sus quehaceres. Valverde y Trujillo a parte de la amistad que tenían, también eran compadres. Trujillo fue el padrino del segundo hijo de Valverde, Mario Rafael, quien llevaba el nombre de Trujillo como segundo nombre.

La suerte del monoplano de Valverde quedó sellada en 1932, cuando regresaba en un vuelo desde Santiago a Santo Domingo junto al teniente Frank Feliz Miranda. El motor del aeroplano comenzó a fallar, y Valverde tuvo que aterrizar forzosamente en el sector llamado La Paila, a unos cuantos kilómetros al Norte de La Cumbre antes de llegar a Santo Domingo. Ahí quedó el avión destruido por completo y sus ocupantes con algunos rasguños salieron caminando de los escombros. Más tarde cuando la prensa le preguntó sobre si tenía miedo en morirse en el accidente, Valverde respondió “La muerte no estaba para verle la cara a ningún aviador y por eso nos dejó escapar”. Después de este accidente tuvo que abandonar la aviación debido a una afección cardiaca que le impedía seguir volando. Y esta fue la razón de su retiro de la milicia unos cuantos días antes de la creación de la unidad aérea del Ejército Nacional. Trujillo había pensado entregarle el mando de esta unidad en vez de nombrar al capitán Vallejo Sosa. Su retiro del ejército fue el 31 de enero de 1933, y el 2 de marzo fue nombrado administrador de la Fábrica de Calzados, propiedad de Trujillo. En 1934, Trujillo promueve a Valverde a mayor honorifico y el 27 de mayo de 1936 le otorga la Orden del Mérito Militar.


A finales de la década de 1930, Valverde cae brevemente en desgracia con Trujillo después que desobedeció un pedido del dictador para no irse de vacaciones con su familia a los Estados Unidos, y esto le costó el puesto de administrador de la Fábrica de Calzados. Pero Valverde regresó como le había prometido a Trujillo, y este vuelve a considerarlo como su amigo, incluso le perdonó el casamiento de su hermana Mery con un miembro de la familia Pedrozo, conocidos enemigos políticos de Trujillo en la ciudad de Santiago.La salud de Valverde se fue empeorando después de su regreso de los Estados Unidos y muere de un ataque al corazón el 28 de febrero de 1943.


NOTA:

Este articulo fue extraido de mi  libro «Los Primeros 50 Años de la Aviación Dominicana»  en el momento de esta ublicacion, el libro está en revición. Todos los derechos reservados. Si usa parte o este articulo por completo debe de tener permiso de Luis P. Puesan. Foto de Enrique Valverde es de propiedad de Dax Roman.


RECURSOS USADOS:

  • Javier García, Manuel Jesús. El Caribe, ed. 18 noviembre,1956, p.10
  • Vega, Bernardo. (1992) “Trujillo y las Fuerzas Armadas Norteamericanas”. Santo Domingo: Fundación Cultural Dominicana
  • Javier García, Manuel Jesús. El Caribe, ed. 18 noviembre,1956, p.10
  • Valentina Peguero “The Militarization of Culture in the Dominican Republic from the Captains General to General Trujillo” (2004). Universidad de Nebraska, USA, p.96
  • Javier García, Manuel Jesús. El Caribe, ed. 18 noviembre,1956, p.10
  •  Aero Digest. Ed. Enero- Junio 1931, Vols. 18 y 19, p 98
  •  Periódico La Opinión ed. 2 marzo de 1933; y Vega, Bernardo. “Trujillo y las Fuerzas Armadas Norteamericanas” (1992). Santo Domingo: Fundación Cultural Dominicana. Varias páginas
  • Relatos ofrecidos por Héctor Valverde en julio de 2014, hijo menor de Enrique Valverde
  • Peña, Ángela. Periódico Hoy ed. 9 octubre de 1999, p. 9